NOTICIAS AFAR4

Cómo mantener la casa caliente en invierno: optimiza el consumo de tu hogar

cómo mantener la casa caliente en invierno

Cómo mantener la casa caliente en invierno es un problema que todos nos planteamos cuando se acerca la estación fría. Y es que las temperaturas extremas, como es bien sabido, no solo afectan a nuestro bienestar, sino también a nuestra salud general.

Además, los fríos invernales se hacen especialmente duros en los muchos hogares dónde, sea por razón de malos aislamientos térmicos o por otras causas, las bajas temperaturas se hacen mucho más presentes. En las personas más vulnerables por motivos de edad, como es el caso de los ancianos, el frío puede perjudicarles especialmente, e incluso agravar enfermedades crónicas.

Por lo tanto, protegernos contra el frío no es únicamente una cuestión de comodidad, sino algo muy serio a lo que hemos de prestar la debida atención. A esto hay que añadir que la carestía actual de la electricidad y el gas nos hacen desear poder calentarnos, al mismo tiempo que ahorramos energía, como es lógico.

En este sentido, las pequeñas decisiones pueden traernos grandes repercusiones positivas a la hora de mantener caliente el hogar mientras ahorramos energía. Por ello, es de especial interés que sigamos una serie de consejos que nos permitan conseguir ambos objetivos.

Algunos consejos para mantener nuestro hogar caliente en invierno

Las recomendaciones en el uso de la energía y en la ventilación de los espacios, son fundamentales a la hora de mantenernos calientes y a salvo de los rigores invernales. Pero, aparte de ello, se deben seguir otras prácticas, como las que vamos a enumerar a continuación.

Debemos mantenernos calientes nosotros antes que los espacios

A la hora de instalar dispositivos de calefacción para mantener una temperatura óptima en invierno, es demasiado frecuente cometer el error de calentar toda una habitación durante un espacio de tiempo prolongado, antes que limitarnos a nosotros mismos, que es de lo que se trata. Así, mantenernos quietos durante demasiado rato tiende a enfriarnos, y es fuente habitual de resfriados domésticos.

Debemos habituarnos a movernos y pasearnos por casa, para así mejorar nuestro flujo circulatorio y nuestra salud física y mental. De lo contrario, nuestra temperatura corporal tenderá a caer. Además, el uso de mantas también es importante.

Podemos calentarnos ahorrando energía

Según el Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM), del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, más de la mitad del gasto energético que realizamos en nuestros hogares proviene de los sistemas de agua caliente y climatización. Y, puesto que el grueso del consumo de energía procede de estos sistemas, hemos de procurar utilizarlos de forma razonable y mesurada, pero también eficiente.

¿Cómo conseguir gastar mucho menos en calentarnos sin necesidad de acudir a la calefacción central o individual, la electricidad o el gas?

Cómo mantener la casa caliente en invierno ahorrando es sencillo:

  • Es necesario cuidar de los aislamientos. Si la vivienda está adecuadamente aislada, se ahorra entre un 20 y un 30% en calefacción, e incluso entre un 25 y un 50%, tratándose de viviendas unifamiliares.
  • Se recomienda también consumir las energías lo más cerca posible del punto de consumo, dado que la distribución encarece este. Así por ejemplo, si usamos agua caliente, será preferible utilizarla dónde se encuentra el calentador, qué suele ser la cocina.
  • La calefacción central, como toda instalación centralizada, resulta más eficiente y supone un ahorro en el consumo energético. Además, las conducciones de calefacción bitubulares son preferibles a las monotubulares, pues igualmente son más eficientes y ahorrativas.
  • Ojo, que a menudo en las comunidades de vecinos es necesario exigir al administrador de fincas que el reparto de las facturas energéticas entre los propietarios se lleve a cabo en función del consumo energético real de cada uno de ellos. De este modo, se evita sobrepagar innecesariamente las temidas facturas.

Las fuentes de energía para mantenernos calientes ahorrando

Las renovables resultan mucho más sostenibles y económicas. En otro caso, debemos elegir calderas de condensación o de baja temperatura. Si escogiéramos un sistema eléctrico, debiéramos elegir bombas de calor, que ahorran hasta un 60 % en el invierno.

En cuanto al agua caliente, lo más indicado son paneles solares térmicos. Cómo mantener la casa caliente en invierno ahorrando con un sistema de aire acondicionado en nuestro hogar, también es posible contando con un regulador de temperatura numérico y sensores de ambiente con programador de tiempos y temperaturas. También escoger una vivienda con buenos aislamientos e infraestructuras es fundamental. Por ejemplo, las viviendas en venta en Majadahonda con afar4.com. Aislamientos de calidad, energía por aerotermia, con instalación domótica para que tengas el control total de tu hogar incluso sin estar presente, y cómo no, con instalación fotovoltaica.

LOCALIZA AFAR 4

VISÍTANOS. CONSTRUIMOS PARA TI. CALIDAD Y MEDIO AMBIENTE.

TE LLAMAMOS

COMPLETA EL SIGUIENTE FORMULARIO Y TE LLAMAREMOS ATENDIENDO A TU SOLICITUD.


    * Campos obligatorios


    CONTÁCTANOS